La actividad del preguntador y los preguntados la vi una vez en la tele, en un concurso. Los participantes tenían que conseguir una serie de datos: nombre, nombre de los padres, comida favorita..., de un invitado que no sabía español. Me gustó mucho y cuando empecé a diseñar el taller pensé en hacer algo parecido.
El problema? es muy difícil abstraerse y "hacer que uno no sabe una lengua",por no decir imposible.
Así que la solución era darle la vuelta al juego, que fueran los que hablan lenguas extranjeras los "preguntadores". Alguna pega? Sí, que la idea es que sean los "nativos" los que tengan que hacer esfuerzos por comunicarse y no al revés...
Entre peros y pegas, el factor decisivo es el número de chavales, imposible que todos participen.
Así que o se hacen sólo un par de ejemplos de muestra, para comprobar que es posible, o no se hace.