¿Qué sentido tiene realizar este taller?

El enfoque intercultural, como ya hemos visto, consiste en un proceso dinámico de transformación social en el que todos los individuos están llamados a ejercer un papel activo. El enfoque intercultural aboga por la negociación y la construcción de nuevos espacios comunes, y la escuela de hoy es un lugar privilegiado para crear este espacio.

La realización de este taller contribuye a la creación de uno de estos espacios de intercambio e interacción para todos, (profesores y alumnos- autóctonos y extranjeros-) en el que se da una socialización rica, según la idea de educación interculturalidad tal y como la plantea Fernando Trujillo (2005), entendida como un acercamiento a distintos grupos y sus culturas desde el aprendizaje de la lengua.

Creemos que la comunidad educativa debe tomar conciencia de su diversidad, de las dificultades que experimentan los recién llegados al tener que desenvolverse en un entorno y una lengua nuevos y de cómo pueden ayudarles en ese proceso; de la riqueza que supone para todos su presencia en las aulas: que los profesores aprendan de sus alumnos; que los alumnos “autóctonos” descubran a través de las lenguas y culturas de sus compañeros otros puntos de vista y nuevos mundos; que los alumnos extranjeros se sientan queridos, valorados y respetados; que se peguen los acentos, que sus lenguas se oigan en las voces de los otros y suenen por todos los rincones del colegio; que los alumnos extranjeros emprendan el aprendizaje del español como nueva lengua acompañados por la comunidad escolar, no aislados- no se puede aprender la lengua de alguien que desprecia a quien la aprende, ni tampoco se puede pensar que la clave de la integración es sólo el aprendizaje de la lengua-.

Para el diseño del taller tomamos elementos de “l’éveil aux langues”: aprovechar la variedad de lenguas de sociedad y la escuela; plantear el aprendizaje de la lengua como globalidad, es decir, plantearse el hecho de la coexistencia de distintas lenguas y culturas como un espacio educativo que favorezca nuevos aprendizajes por la apertura y cambio de actitudes del alumnado; promover la apertura a la diversidad lingüística (actitudes) como medio que facilite el dominio de las habilidades (aptitudes) necesarias para el aprendizaje de las lenguas, fomentar la reflexión metalingüística, para ir despertando la conciencia lingüística de los estudiantes y potenciar el componente lúdico de las actividades, esencial para contribuir a crear confianza en el alumno y propiciar el acercamiento cultural.

También tomamos ciertos mecanismos propios de la intercomprensión:

  • para mejorar las estrategias de producción: hacerse comprender
  • para mejorar las estrategias de comprensión: aprender a comprender
  • para trabajar las actitudes y creencias hacia la diversidad

Nos resulta especialmente interesante el método de los siete tamices, en particular los primeros pasos, pues, como luego se verá, son estrategias que se ponen en práctica de manera intuitiva.

El taller se basa en el trabajo cooperativo y se nutre de la diversidad del grupo: la variedad de las lenguas y culturas maternas de los alumnos, sus distintos niveles de conocimiento de otros idiomas, sus necesidades de comunicación y aprendizaje y su curiosidad.

siguiente