“Una Europa de políglotas no es una Europa de personas que hablan muchas lenguas sino, en el mejor de los casos de personas que pueden encontrarse hablando cada uno su propia lengua y entendiendo la del otro”.

Esta cita de Umberto Eco (1993) se ha convertido en un clásico en las investigaciones sobre intercomprensión. ¿Es una fantasía?

"No es cierto que para que dos personas se entiendan deban hablar la misma lengua (o variedad lingüística). Poniendo cada uno de los interlocutores un poco de esfuerzo e interés en llegar a la comprensión es posible la comunicación entre variedades de la misma lengua o entre lenguas diferentes pero próximas geográficamente" (Moreno Cabrera, 2006).

La intercomprensión, dentro de esta preocupación por el papel que juegan las lenguas y su aprendizaje en la construcción de una sociedad multilingüe, pone sobre la mesa un intercambio comunicativo más justo: cada interlocutor habla su lengua pero comprende la del otro, de manera que respeta la diversidad y reivindica la posibilidad de comunicarse en lenguas minoritarias o "fuera del mercado". Y propone un método de aprendizaje basado en el desarrollo asimétrico de competencias y la comparación entre las lenguas objeto.

Sobre intercomprensión, sobre todo a nivel universitario, se han venido desarrollando una serie de proyectos en torno a familias lingüísticas, como IGLO (Intercomprehension in germanic languages online), o EuroCom, en los que se hace hincapié en la revalorización de las destrezas receptivas.

El objetivo de estos proyectos es mostrar cómo a través del conocimiento de una o dos de las lenguas de una familia es sencillo adquirir una competencia pasiva de las otras. El objetivo no es tanto el llegar a dominar estas lenguas sino el placer de poder abarcarlas a través de una serie de estrategias.

El método de EuroCom parte de la ventaja de las analogías existentes en una misma familia de lenguas. EuroCom sigue el llamado Método de los siete tamices o cedazos[[#_ftn2|[2]] (en alemán, en original, Die sieben Sieben) para ir avanzando en el proceso de la intercomprensión[[#_ftn1|[1]]]:

1) El primer tamiz trata el léxico internacional, un grupo de palabras presentes en muchas lenguas que proviene del latín o el griego, como entusiasmo, comedia, problema… o de otras lenguas, como mitin o chaqueta del inglés.
2) El tamiz número dos se preocupa del léxico pan-románico, aproximadamente 500 palabras presentes en todas las lenguas románicas procedentes del latín.
3) De la fonología se ocupa el número tres. Muchas grafías románicas tienen un sistema paralelo, como por ejemplo "noche": notte (it.), nuit (fr.), nit (cat.), noite (po.) y "leche": latte (it.), lait (fr.), llet (cat.), leite (po.). Conocer estas correspondencias facilita el reconocimiento de las palabras extranjeras.
4) El cuarto trata de las grafías y la pronunciación. A pesar de que las lenguas románicas usan el mismo alfabeto, sus respectivas grafías presentan a veces dificultades. Conociendo a qué grafía corresponde una determinada pronunciación, el estudiante reconocerá las palabras más fácilmente (p.ej.: ñ (esp.) nh (po.) ny (cat.)).
5) Así como hay un léxico pan-románico, también hay una sintaxis pan-románica. Con su ayuda es posible familiarizarse rápidamente con la posición del artículo, de la preposición, etc.
6) El penúltimo tamiz filtra los elementos morfo-sintácticos: "hablamos", p. ej., se constituye de la raíz "habla" y el sufijo "mos". Así el estudiante aprende distinguir entre tiempo y persona de los verbos.
7) Al final el estudiante se familiariza con los prefijos y sufijos particulares de las lenguas.
Estos proyectos, basados en métodos contrastivos de análisis, no llegan sin embargo a sobrepasar el esquema gramática-traducción.
Otro proyecto interesante es Galatea. Se trata de un programa de investigación integrado por equipos de ocho universidades europeas, dirigidos por Louise Dabène y Cristian Degache. Parten del análisis de las estrategias de descodificación de lenguas emparentadas, del papel de las regularidades de transferencia en el nivel de interlengua, los falsos amigos o las jerarquías en la composición del texto.
El proyecto se enriqueció con la creación de una plataforma virtual llamada Galanet, en la que se llevan a cabo las prácticas. Estas prácticas se organizan a través de un itinerario de trabajo en cuatro campos:
- herramientas de entrenamiento a la comprensión: módulos de autoformación.
- herramientas de entrenamiento a la interacción plurilingüe: entenderse y hacerse entender.
- herramientas de entrenamiento a las interacciones electrónicas.
- entornos de comunicación para el desarrollo de las tareas.
Trabajar en un entorno virtual hace posible el trabajo de las destrezas productivas, que en otros proyectos de intercomprensión, como EuroCom por ejemplo, no se trataban. A través del chat, los foros o el correo electrónico se generan secuencias plurilingües potencialmente adquisicionales[[#_ftn1|[1]]], es decir, secuencias en las que los interlocutores, frente a un problema en la comunicación, intentan reducir la asimetría lingüística ajustando su discurso. Este ajuste suele ser bidimensional, centrado tanto en la forma como en el significado. En el contexto de una actividad de enseñanza/aprendizaje estaríamos hablando de un contrato didáctico, pero aquí sucede de manera natural.
En el siguiente extracto de una conversación del foro de la plataforma[[#_ftn2|[2]]], un estudiante español pregunta a un colega francés unas instrucciones:
[EC9] Por cierto, tu no sabrás como cambiar tu perfil, verdad?
[EC125] je sais à peu prés comment faire. tu as des problèmes pour la mise en marche du tiens ?
[EC9] emmm no te he entendido muy bien
[EC9] mise en marche du tiens? que significa?
[EC125] mise en marche = le fonctionnement du tiens. en france, lorsque on dit "ça marche" ça peut vouloir dire "ça fonctionne"
[EC9] ah.. vale
El español se choca con una expresión que no conoce (mise en marche) y pide ayuda. El francés propone un sinónimo (fonctionnement) y un ejemplo de uso (ça marche=ça fonctionne). Salvado el obstáculo, la comunicación prosigue normalmente.


[[#_ftnref1|[1]]] SPA, séquences potentiellement acquisitionnelles, según la denominación de De Pietro, Matthey & Py (1989), citado en Matthey (2003).
[[#_ftnref2|[2]]] Extraído de Degache (2006).

Siguiente