Pese a que me temía que el juego de las tribus iba a ser complicado y lioso, los chavales lo entendieron y lo hicieron relativamente bien. De hecho, tras la primera "negociación" en la que los negociadores, por vergüenza y por su condición de "primerizos",lo hicieron bastante mal y no siguieron las pautas, se levantó un rumor general de "así no", "no se han saludado", "no han hablado", "no vale señalar".
En las valoraciones finales casi todos señalaron el juego de las tribus como "lo que más les había gustado" y añadían que les había sorprendido ver cómo podían comunicarse sin hablar la misma lengua.
"Han sido muy divertidos los juegos, como inventarse un idioma con las mismas sílabas..", "Me ha gustado mucho el de los Teke, Taka, Tiki..." "lo que más me gusta es las tribus, me sorprendía entender que con gestos se puede entender cosas".
Otra vez el tiempo jugó en mi contra y nos extendimos demasiado, así que quedó a medio hacer descifrar el texto en el alfabeto inventado.